Ambliopía....." Mi amigo parche".

Me llamo María, tengo 9 años y os quiero hablar de la relación tan especial con un gran amigo. Un amigo que siempre ha estado conmigo. Ha venido al cole, ha estado siempre conmigo en casa. Se venía conmigo a ballet. Llegó un día que me enfadé con él, porque no me ayudaba. Mis amigos se reían de mi en el cole porque siempre estaba " pegado a mi". Además me acompañaba a todos los médicos de la ciudad. Todos me decían que tenía que seguir conmigo....y no me gustaba. Hasta que llegó un día que le comprendí. Que le hice mi compañero y jugaba con él de una forma diferente. Aprendí a que él no siempre estuviera conmigo, y si lo estaba, jugáramos a cosas diferentes. Así que le tomé tanto cariño, que quiero contar la historia  Parche.


" A Parche le conocí cuando tenía 5 años. Mis papis me llevaron a un oculista y le dijeron que me tenía hacer amigo de él, porque un ojito era gandul y muy muy perezoso, y como no trabajaba tenía que hacerle trabajar. Parche estuvo puesto en uno de mis ojos ( el que no era gandul), casi un año. Me lo ponía desde por la mañana al levantarme hasta que venía del cole. En el cole no me gustaba llevarlo porque tengo gafas muy gordas y mis amiguitos se burlaban de mi. Además, me costaba mucho tener prestar atención a lo que me decía la profe. Mis notas en el cole no eran muy buenas; me costaba mucho entender las cosas y prefería  que me explicasen las cosas a tener que hacerlas en el papel.


Pasado un año, mis papis me volvieron a llevar a ese oculista que me presentó a Parche. Mi ojo gandul estaba un poquito mejor, pero no del todo. Así que mis papás me pasearon por todos los oculistas de la ciudad y todos me decían lo mismo. Que me tenía que poner el parche, y que si no lo hacía cuando tuviera 12 años ya no sería posible hacer trabajar a ese ojo y me quedaría hasta que fuese mayor con esa vista.
Como pasaban los años y seguía con parche,y no mejoraba mucho, mis papis hablando con la mamá de mi amiga Lucía le dijeron que me llevara a una óptica que ahí me podían hacer unos ejercicios para trabajar los músculos de los ojos. Así que buscando y buscando, encontraron una óptica para hacerme unos ejercicios. Pero seguía con Parche. Trabajaba en casa con una pelota, con Parche y con unas tarjetas que pegaba en la puerta del salón y de mi dormitorio. Así estuve hasta los 7 años.
Todos los días hacía lo mismo," pelota para arriba, pelota para abajo", con Parche siempre puesto en mi ojo bueno, para que el gandul trabajase. Así todos los días. Iba a la óptica cada 15 días, me ponían una gafas rojo-verde y unas tarjetas con una cuerda y gafas de 3D. Eso me gustaba, sobretodo porque " descansaba" de Parche.
Me enfadaba, o más bien me aburría. No me gustaba, siempre era lo mismo.
Un día fuimos de comunión de mi prima y conocimos a una chica que decía que era óptica. Bueno, eso entendí yo; pero yo escuchando lo que decía me gustó mucho.

Le dijo a mis papis que tenemos 2 ojos, dos orejas, dos manos, dos pies y dos cerebros. Le habló que si mis ojos estaban sanos y no están enfermos hay que trabajarlos al mismo tiempo, cada uno a su ritmo, pero a la vez. Le preguntaron a mis papis como era yo cuando estaba en el vientre de mi mamá. si me dió teta, se gatee como los bebés lo hacen, con que mano escribía, como iba en el cole y si me gustaban los deportes o jugar a la pelota ( la verdad es que odiaba jugar a la pelota, nunca la cojía, y mis amigos se reían de mi).

Así que mis papás un día me llevaron a la consulta de lo que yo pensaba era una óptica  como a las que había ido antes, pero no, era Optometrista Comportamental.

Iba con miedo, me llevé a Parche, claro. Aunque me gustó lo que le dijo a mis padres, ya estaba cansada de tantas pruebas y venga a ponerme letras y letras, y hacerme mover los ojos para arriba y para abajo. Pero bueno, hice caso a mis padres.
Cuando pasamos a su despacho pensando que me iba a pasar por unas máquinas automáticas lo que hizo fue ponerse ha hablar conmigo. Hablamos de lo que me gusta, el ballet, pintar, de mis amiguitos, de mi hermano. Después me pasó por unas máquinas, me puso letras. Mas tarde me puso unos cristales y le tenía que ir leyendo. Después unas gafas rojo-verde y unas gafas de 3D.

Pero no imaginaba lo que me esperaba. Hablaba con mis padres de como era yo de bebé: hasta cuando me hacía pis, cuando caminé, si gatee por el suelo, si me dio teta, como era yo en casa, como iba en el cole y que era lo que más me gustaba. Aunque mis padres en ésta parte no pudieron decir mucho o por lo menos no lo escuché porque hablaban un poco bajito.


A continuación pasamos a una habitación llena de pelotas, de todos los tamaños, en el suelo y en el techo. Con una pizarra donde escribí y dibujé muchas cosas. Me hizo hasta dar volteretas. Me tumbó en una colchoneta y me balanceaba.Me hizo pasar por un carril para ver como lo hacía y si me caía y mantenía o no el equilibrio. Con una cuerda con bolas me hizo ver doble.....aunque no lo veía todo. Era como magia.
Después nos pusimos a jugar con unas láminas a reconocer figuras escondidas y a adivinar formas. También a recordar lo que veía y tocaba con mis manos en una caja mágica, llamada " caja de sensaciones".




Todo esto lo hicimos en 2 días, y lo recuerdo bien porque no me perdí una de mis clases favoritas: ballet.
Pasados unos días volvimos a su consulta para que me explicase a mi como íbamos a jugar. A mi, y a mis papás, claro. Me dijo que ella jugaba conmigo, las dos a la vez, y que si ella podía yo también.
Durante estos días dejé a un lado a Parche. Aunque lo echaba de menos, en el fondo me sentía liberada y me ponía menos nerviosa.


A los pocos días volvimos a su consulta y me explico que eran juegos, divertidos, que lo íbamos a pasar genial. Que tenía que trabajar todos los días en casa e ir a verla todas las semanas,pero me gustaría.
Le dijo a mis papás que me apuntase a natación; me gustó a idea. Se puso en contacto con mi profe para hablar de mi, y como ayudarme en clase. Aconsejó a mis padres clases de apoyo para no retrasarme de mis compañeros. Y lo que más me gustó: que hiciera actividades que me gustasen a mi. Así que como soy adoptada ,me elegí  aprender mi idioma natal, chino.

Así que me encontré que tenía que ir a una consulta de una Optometrista Comportamental que me dijo que hiciera fuera de clase cosas que me gustarán. Pues mis padres le hicieron caso. Seguí con ballet, me apunté a natación y a chino. Además ir a sus consultas eran de lo más divertidas. Jugábamos con pelotas, con tarjetas mágicas, también descalza, con música, con cristales que me hacían ver las cosas de diferente tamaño, con un cordón que se llama Brock .




Durante un tiempo me olvidé de Parche, hasta que un día tuvo que acompañarme en consulta para ciertos juegos. Pero ya no estaba siempre. A veces me cansaba porque eran juegos, algunos, un poco difíciles pero me gustaban, porque no los hacía sola. Siempre me ayudaba y no me dejaba sola con Parche.
Durante más de un año estuve trabajando duro en casa, todos los días 20 minutos, juegos diferentes cada semana y una vez a la semana a su consulta.


Un día me explicó que esos ejercicios tenían un nombre: Terapia Visual Neurocognitiva. Que esos ejercicios no solo hacían trabajar a mis ojos, sino todo mi cuerpo, mis manos, mis pies, mi equilibrio...en definitiva.... a mi cerebro. Era como gimnasia cerebral y que de tanto repetir todos los días mis cerebro aprende a ver bien. Y así fue.






Mi ojo gandul ya no es, ya trabaja bien, al igual que el otro. Aunque todos los días tengo que hacer ejercicios de 5 minutos con el cordón de Brock, me gusta, porque es muy poco tiempo y es divertido.














Ahora tengo 9 años, sigo en natación, ballet y chino. En el cole voy como mis compañeros, me encanta leer y jugar a la pelota.Ya no me salgo cuando hago un dibujo.Ya no uso a Parche para nada, lo tengo en el cajón de mi mesita de noche.Muchas veces le doy las buenas noches y le doy las gracias por ayudarme a recuperar mi ojo vago y sobretodo por haberle entendido, a que si estaba pegado todos los días a mi, no era su culpa."








Comentarios

Entradas populares de este blog

El movimiento de los ojos, una ventana al diagnóstico.

Gateo y Visión...¡¡¡ Todos a gatear !!!

Omega 3, DHA y sus requerimientos nutricionales.